Promo

Uniformados, levantan, golpean, roban y siembran droga a los ciudadanos de Peto

Fecha de publicación: 2 diciembre, 2019

Graves denuncias de la familia Ramírez y dicen “es del conocimiento de la autoridad municipal, pero está coludido igual”

Elementos de la policía Estatal de Yucatán, con el número económico 6474, pesa graves señalamientos no solo por el atropello a los derechos humanos a los ciudadanos de Peto, sino por el hostigamiento permanente a que está sujeta la familia Ramírez, en donde resaltan que, desde el mes de septiembre a la fecha, no solo son hostigados por los uniformados, sino son “levantados” y golpeados por las inmediaciones del Colegio de Bachilleres de Peto.

El hostigamiento, a sido tal, que en el caso de los hijos de la familia Ramírez, uno de ellos regresando de la escuela, de apenas de 17 años de edad, fue detenido, y le cuestionaron así como le tomaron su foto a él y al vehículo, así como le quitaron lo poco de dinero que le damos para su gastada.

Otro de los casos, es del joven Abraham Ramírez Díaz, y que ese día al entrar en su casa, hasta ahí fue seguido por los uniformados y entraron a buscarlo, fue esposado, a su vez, los policías aprovecharon llevarse los trastes nuevos que había en la casa y le hicieron pagar una fuerte multa, indicaron los agraviados.

Carlos, otro de los jóvenes de 17 años, fue detenido, quien en ese momento tenía un brazo vendado por una lesión que tenía desde hace unas semanas; a los uniformados, poco les importó sobre la situación del joven, lo obligaron a poner las manos en el lugar indicado, incluso le golpearon el brazo que tenía problemas. Luego de ser cuestionado por las drogas y lo llevaron a la fiscalía en Tekax, ahí le dijeron que solo tenía derecho a una llamada.

Los Ramírez denuncian “Varios de los integrantes de nuestra familia que han sido “levantados” por la policía estatal, días después aparecen en la fiscalía y les cobran “fuertes multas” pero sin recibo alguno”

-Y mi recibo – preguntó el familiar del detenido- No damos recibos” resaltó quien los atendió en la fiscalía -. Es claro que no querían dejar huellas de los negocios que hacen con los ciudadanos y de esto debe estar enterado el gobernador, señaló madre de familia, cuyos hijos han sido afectados.

Los uniformados cada vez que detienen a los jóvenes no solo aprovechan para robarles sus pocas pertenencias o en su caso “cobrar algún dinero” tal como hostigan a los campesinos que bajan con su leña y huano por las comisarías “Si denuncian les irá peor, terminan amenazando los uniformados.

– Tenemos mucho temor, hemos visto como detuvieron a nuestro hijo, Abraham, de 20 años de edad, quien fue detenido en su casa, fue golpeado y le dijeron “lee lo que vamos a grabar en video, si te ocurre decir lo contrario, te va a llevar la chingada…” Fue así que lo obligar