Siguenos en nuestras redes

Inscribete al Newsletter

Noticias Contrapunto
 

Personas con diabetes corren riesgo de presentar demencia

Las demencias relacionadas con los infartos cerebrales podrían incrementarse en personas que presentan las condiciones en diabetes, hipertensión, obesidad, tabaquismo, alcoholismo y problemas con el colesterol y los triglicéridos, informó el neurólogo clínico Jorge Salazar Ceballos. “Hay muchos factores que se pueden modificar para que no nos den los infartos cerebrales y, por lo tanto, no se presenten las demencias”.

Una demencia, definió, es la perdida de las funciones mentales de manera progresiva. Se clasifican en degenerativas y las asociadas a infartos cerebrales o eventos cerebro-vasculares (ECV).

Las primeras es cuando el paciente pierde las funciones mentales de manera progresiva, por ejemplo, el Alzheimer y, las segundas, cuando la persona presenta un déficit neurológico: problemas de lenguaje (fascia), amnesia y dificultades en la ejecución de tareas como bañarse, vestirse o manejar vehículos, llamado apraxia.

Quien sufrió un infarto cerebral, después de tres meses se le evalúa con la clínica o con estudios de imagen como resonancia o tomografía, se habla de una demencia vascular, secundaria a un infarto cerebral. “Hay muchos tipos de infartos cerebrales, por eso las consecuencias son muy variables”.

El dato característico de las demencias vasculares es que se altera la marcha, pasos cortos, aunque conservan el braceo; presentan cambios en el estado de ánimo como ansiedad, depresión o delirios; agnosia, dificultad para ponerle nombre a las cosas o para llamarlas, enlistó Salazar Ceballos.

Los infartos cerebrales se asocian mucho con la obesidad, hipertensión, diabetes, colesterol, tabaquismo y alcoholismo. “Hay muchos hábitos que podemos modificar para prevenir los infartos cerebrales y por lo tanto no nos dé demencia.

“De todos los pacientes que sufren un infarto temporal, se ha visto que, a tres meses, la tercera parte puede presentar deterioro cognitivo y, en ocasiones, pueden presentar demencia”, añadió.

Los EVC se presentan, generalmente, en adultos mayores y es una causa de discapacidad; pero, “pueden presentarse a cualquier edad”.

Los síntomas son la pérdida del lenguaje y la memoria, convulsión, mareo, fallas en la visión y medio cuerpo se paraliza. “Son signos de alarma que nos deben hacer sospechar que se está presentado la embolia”.

El neurólogo mencionó que es importante la detección oportuna porque hay tratamientos que se pueden aplicar durante las primeras tres horas del ECV y, en algunos casos, limitar los daños. También es importante la rehabilitación para que estos pacientes recuperen sus funciones gracias a la plasticidad cerebral.

Facebook Comments

Traductor

Estado del Clima

SÍGUENOS en Facebook

Síguenos en Twitter