Messi: una historia que puede acabar en ‘final feliz’ o en una ‘pesadilla’ para el Barcelona

Fecha de publicación: 1 julio, 2021

Tras 20 años en el Barcelona, el argentino Lionel Andrés Messi se convirtió en agente libre por primera vez en su carrera, luego de no llegar a un arreglo con la directiva del club blaugrana.

A partir del primer minuto del 1 de julio el astro argentino dejó de pertenecer al Barca, pero podría volver a firmar con el equipo que lo llevó desde las fuerzas inferiores hasta convertirlo en uno de los mejores futbolistas del planeta, de acuerdo con reportes de medios españoles y catalanes.

¿Por qué Messi no renovó con el Barcelona a tiempo?

En noviembre de 2017, el jugador se reunió con el entonces presidente del club, Josep María Bartomeu, para establecer la que sería la última extensión de su contrato, el cual culminaría hasta 2021.

Sin embargo, la relación entre el argentino y la directiva del Barcelona comenzó a desgastarse ante la falta de títulos europeos, el pobre desempeño del equipo en todas las competencias y la falta de fichajes que ayudaran a Messi y al club.

Tras los diferentes fracasos del Barca en la Champions League con Ernesto Valverde como entrenador, Bartomeu determinó removerlo y colocar a Quique Setién en su lugar a inicios de 2020.

Después del escandaloso 8-2 del Barcelona ante el Bayern Múnich en los cuartos de final de la pasada edición de la Champions League, la eliminación en la Copa del Rey y de perder la Liga a manos del Real Madrid, la directiva decidió poner a la venta a muchos de los jugadores emblema para ‘sacudir’ y poner orden.

Una de las decisiones que más influyó en el futuro de Messi fue la decisión de poner al delantero uruguayo Luis Suárez a la venta, quien es uno de sus mejores amigos. Además, Bartomeu decidió vender a costo cero al chileno Arturo Vidal y al croata Iván Rakitic.

Durante la última renovación de Messi, el contrato tenía una cláusula para que el jugador saliera libre del equipo antes de entrar a su último año, sin embargo, para ello tenía que comunicar su decisión hasta antes del 10 de junio de 2020.

El ‘famoso’ burofax

Con la suspensión obligada por la pandemia y la reanudación de la Liga meses más tarde, Messi mandó en agosto pasado un burofax (un servicio que permite enviar de manera urgente documentos que puedan requerir una prueba ante terceros) a la directiva en donde indicaba su deseo por hacer válida esa cláusula y marcharse del Barcelona.

Sin embargo, Bartomeu y la junta directiva rechazaron la petición argumentando que tenía que haberse ejecutado antes del 10 de junio, por lo cual se iniciaron discusiones para llegar a una resolución.

Tras semanas de incertidumbre, Messi comunicó en una entrevista que no tenía la intención de terminar mal su relación con el club, por lo que aseguró que cumpliría su contrato para después marcharse.

En esa entrevista, el máximo anotador del Barca admitió que sí tenía la voluntad de salir por las diferencias con Bartomeu, sin embargo, el cariño a la institución y los fanáticos lo llevaron a reconsiderar su decisión.

Con el arribo del neerlandés Ronald Koeman al banquillo y tras la salida de Bartomeu de la presidencia en octubre de 2020, Messi señaló que seguiría considerando la opción de irse.

Ante esas declaraciones, Joan Laporta, nuevo presidente del Barcelona, aseguró que haría todo lo posible porque el astro argentino se quedara con los blaugranas por más tiempo.

Tras una temporada con más calma, Messi y Laporta volvieron a sentarse para renegociar el contrato, pero no ha habido acuerdo, por lo que a las 00:00 horas del 1 de julio en España, el ’10′ argentino se convirtió en jugador libre por primera vez en su historia.

Sin embargo, reportes de medios españoles indican que el capitán de la selección argentina regresará con el cuadro culé por dos años más, por lo que hay una mínima posibilidad de que se marche a otro club. Ok

Comentarios en Facebook
A %d blogueros les gusta esto: