Merecidos reconocimientos a destacadas mujeres yucatecas

Para reconocer a mujeres que se han distinguido por ser emprendedoras en diversos ámbitos, desde el 2012, la Asociación Mexicana de Empresarias y Ejecutivas del Sureste, A.C. (Ammes), entrega un galardón que a partir de este año se denomina “Ligia A. Cortes Ortega”, y ayer, en emotiva ceremonia en el Tribunal Superior de Justicia, lo recibió la propia magistrada que cumplió este año 42 años de trayectoria en el sistema judicial.

En el marco de la Asamblea número 50 de la agrupación que preside la también abogada Diané Carrillo Vega, también recibieron el reconocimiento la actual directora de la Defensoría Pública del Estado, la abogada Lilia Piña Chan; la oficial de la Policía Federal, Olga Peña Rosado, por sus 28 años de labor; la ex titular del IEGY, Georgina Rosado Rosado; mientras que en el rubro de investigación con perspectiva de género también se entregó a las investigadoras del Hideyo Noguchi, Rocío Quintal López y Gina Villagómez Valdez.

Esta última dedicó la distinción a las trabajadoras domésticas que no tienen prestaciones ni buenos salarios, a las mujeres que hacen redes en política y que muchas veces no llegan a los puestos de elección, y en general a todas las mujeres que rompen estereotipos como el caso de la también galardonada Olga Peña que dijo “ha triunfado en un mundo tradicionalmente masculino”.

En la ceremonia a la que acudió como invitado de honor el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Marco Celis Quintal, también se instauró el galardón en el ámbito cultural “Judith Pérez Romero”, que en su primera entrega ya con este nombre, fue para la cantante Imelda Miller, la ganadora del Festival OTI en 1973 con el inolvidable tema “Que alegre va María” de Sergio Esquivel.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando se proyectó un video en blanco y negro con la participación de Imelda en este certamen celebrado en Brasil, y de inmediato se soltaron los aplausos para la cantante, quien momentos después relató cómo siendo una joven de 17 años fue invitada por la propia Judith Pérez Romero para cantar en el conjunto femenil Copacabana.

-Viajamos a México, cumplimos nuestros compromisos y el grupo regresó a Mérida, y yo me decidí quedarme a picar piedra y la sigo picando 62 años después, era el año de 1958, después de tantos años desde el mes de noviembre estoy en Mérida, mi intento es quedarme hasta morir, hasta que Dios quiera, le pido que logre obtener trabajo y hacerlo bien, con decoro y dignidad como siempre he tratado de hacerlo – dijo la cantante quien se dijo gratamente sorprendida por el reconocimiento.

Por último, el rector de la UADY, José de Jesús Williams reconoció a las galardonadas como ejemplo de dedicación y compromiso, y les recalcó que no están solas en su lucha: “También hay hombres que están muy comprometidos con el trabajo de ustedes y que poco a poco entienden la importancia de abordar el tema de la perspectiva de género y de la equidad desde el núcleo familiar”, puntualizó.

Comentarios

Comentarios

Da Click en la imagen y accede al youtube en vivo del debate

Traductor

Estado del Clima

SÍGUENOS en Facebook

Síguenos en Twitter

Crearemos una política verde sustentable: Renán Barrera