Siguenos en nuestras redes

Inscribete al Newsletter

Noticias Contrapunto
 

La omisión de cuidados, principal tipo de violencia hacia menores dice PRODEMEFA

La titular de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia (PRODEMEFA), Irene Torres Ortegón, dio a conocer que la omisión de cuidados es el principal tipo de violencia que ejercen los padres y demás familiares contra niños y adolescentes en Yucatán.

Señaló que en muchos casos los padres desconocen que ejercen este tipo de violencia por falta de conocimiento y por el alcoholismo que hay al interior de las familias, éste último es un detonante importante para que se descuide la seguridad y el desarrollo de los menores. La funcionaria estatal destacó que este tipo de situaciones son denunciados en su mayoría por familiares cercanos o vecinos que son testigos de estos lamentables hechos: “Cuando recibimos el reporte hacemos las investigaciones de campo y valoramos todas las características para darle seguimiento al caso y confirmar si es necesario acudir a otras instancias para interponer la denuncia correspondiente”.

Remarcó que el alcoholismo es un detonante para la omisión de cuidados y la violencia contra niños y adolescentes: “Hemos visto casos donde muchos niños no están registrados, no van a la escuela y es el vecino que les da de comer, son hogares donde muchas veces hay alcoholismo”.

Informó la funcionaria que el año pasado recibieron más de 100 reportes por este tipo de violencia, entre llamadas telefónicas, correos electrónicos, denuncias anónimas de vecinos y otros parientes de los menores que sufren este tipo de hechos.

Aunque la omisión de cuidados es el principal tipo de violencia que sufren los niños, niñas y adolescentes yucatecos, también permanecen otras violencias como el abuso sexual y la violación, éstos dos últimos terminan los casos en el departamento jurídico y las víctimas son trasladas a instancias especiales para su cuidado y protección.

Destacó que la violencia hacia un menor puede ser en general, de padres y otros parientes, y no siempre es física, hay otros como no darles protección, sus respectivos alimentos, educación, salud, entre otros: “Los casos se dan en su mayoría en Mérida pero también en el interior del Estado. Para la atención tenemos nueve delegaciones en igual número de municipios como Motul, Progreso, Umán, Tizimín y Valladolid”.

Torres Ortegón mencionó que ha quedado atrás la cultura de la preservación familiar por encima de los problemas y las malas conductas que se registran en el interior, para dar paso a la denuncia y así castigar al o los responsables de estos hechos violentos: “La cultura y las acciones para que el menor pueda regresar a su núcleo familiar no evita que denunciemos el delito, porque al fin y al cabo es un delito, como la omisión de cuidados y otros” finalizó.

Facebook Comments

Traductor

Estado del Clima

SÍGUENOS en Facebook

Síguenos en Twitter