Promo

El Gobierno Federal asume responsabilidad con apicultores mayas

Las apicultoras y los apicultores afirmaron que el sector ha sido desatendido durante los últimos sexenios, y piden que se reconozca el rol de los apicultores en el cuidado de la selva maya. En un hecho histórico y desde las oficinas centrales de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), se abrió las puertas al dialogo. En ese sentido se expuso que la vocación de los habitantes de la selva, del territorio maya es apícola, pues es una actividad que se remonta a más 3,000 años cuando se empezó a domesticar la abeja nativa Xunan Kaab y manifestaron que hoy día la apicultura representa una propuesta económica viable para generar bienestar en las comunidades.

Los integrantes de la resaltaron que han logrado posicionar y exportar a Europa miel orgánica de alta calidad, por consiguiente, urgieron a los funcionarios competentes que se detengan los programas e incentivos que fomenten el uso desmedido de agroquímicos dañinos para los polinizadores, la miel y los ecosistemas, e insistieron que se implementen programas que impulsen la agroecología.

Ante funcionarios de la SADER, SEMARNAT, COFEPRIS, SEGALMEX, CONAFOR, INECC, INPI, PROCURADURIA AGRARIA, RAN, CONANP y CIBIOGEM expusieron que uno de los temas prioritarios es que se frene de tajo la deforestación en el sureste mexicano, ya que las abejas y las familias mayas necesitan de esos ecosistemas para asegurar una buena producción.

En este sentido Víctor Suárez subsecretario de autosuficiencia alimentaria de la SADER, y quien fungió como anfitrión, reconoció que la península de Yucatán atraviesa un proceso de emergencia humanitaria, sanitaria y ambiental que afecta en gran medida a al comunidades maya. Reconoció la propuesta de las y los apicultores, la cual obliga al nuevo gobierno a establecer una verdadera coordinación interinstitucional e intersectorial que cuente con la participación de los campesinos en el diseño y la implementación de las políticas publicas.

Por su parte Marco Antonio Cupul Ku, del ejido Dzonot Carretero en Yucatán hizo hincapié en el problema de las fumigaciones aéreas que destruyeron a sus 91 colmenas en un día y afectó a más compañeros. Luis Alberto Cahuich, de José María Morelos, Quintana Roo compartió con el Doctor Novelo, nuevo titular de COFEPRIS así como los demás asistentes un caso de fumigación reciente de decenas de colmenas, y compartió el desamparo en la cual se encuentran los apicultores cada vez que se les daña los apiarios. Todos los presentes pidieron que se prohíba de inmediato las fumigaciones aéreas, con avionetas y helicópteros en todo el territorio peninsular, lo cual se tomó de acuerdo de trabajo. Un equipo científico, conformado por los investigadores Aurora Xolalpa y Remy Vandame, resaltaron la importancia de las abejas para la biodiversidad, la sustentabilidad y la polinización de los cultivos del campo mexicano.

Por ello, los apicultores exigieron la prohibición de las fumigaciones aéreas en toda la península de Yucatán, y el uso de los plaguicidas que más afectan a las abejas (Neonicotinoides y Fipronil), lo cual ya se ha hecho hace años en otros países donde hay apicultura. Se pidió la una verdadera política para fomentar la agricultura ecológica, para reducir los conflictos entre apicultores y agricultores y los efectos sobre la salud.

Como alternativa, los apicultores señalaron que actividades tradicionales como la Milpa Maya, con semillas nativas y policultivos generan néctar y polen que benefician a la actividad. Sobre los nuevos programas como el de sembrando vida, que propone reforestar el sureste, consideraron que pueden ser útil para aumentar la producción apícola. Para ello, proponen que se reforesten también especies que proveen néctar y polen a las abejas, y que la apicultura se considere dentro del programa. Los 1368 ejidos de la Península de Yucatán siguen manteniendo grandes extensiones de selva, por lo cual es importante mantener la tenencia de tierra con uso común y frenar la venta desmedida. Dicha propuesta fue conversada con los representantes del Registro Agrario Nacional y el Procurador Agrario, tomando importantes acuerdos para dar seguimiento a la temática.

Leydi Pech, quien se dedica a la meliponicultura y fue una de las delegadas de la alianza maya por las abejas de la península de Yucatán, subrayó que lo que se busca no son subsidios, sino una verdadera voluntad política, la cual permitirá enfrentar las amenazas y fomentar un entorno propicio al crecimiento de esta importante actividad económica sustentable en la península de Yucatán. Subrayó que el esfuerzo de conformar una alianza apícola busca igualdad y justicia, y dignificar la actividad y no busca recursos económicos ni fines partidistas, sino que propone un cambio de fondo.

Solicitaron apoyo para abrir el mercado nacional a la miel mexicana, en el marco de la nueva política alimentaria del país, incluyendo por primera vez la miel en la canasta básica de México y el consumo en las escuelas. Esta ultima propuesta fue muy bien recibida por los representantes de SEGALMEX, quienes fusionaran a LICONSA y DICONSA. Los apicultores de la Alianza Maya por las abejas de la Península de Yucatán entregaron a las dependencias del nuevo gobierno una serie de recomendaciones para vincular los proyectos a implementar con el presupuesto 2019. Lamentaron que el sector apícola no haya sido tomado en cuenta como debería en la propuesta de asignación del presupuesto de egresos, a pesar de que el sector genera mas de 800 millones de pesos a las comunidades mayas. El subsecretario de Ganadería, David Monreal se comprometió a turnar esa solicitud a la brevedad.

Se asumió el compromiso entre productores apícolas y gobierno federal de dar seguimiento a cada uno de los temas mencionados, generando así una nueva agenda apícola que tome en cuenta las necesidades reales.

Facebook Comments

© 2010 Noticias Contrapunto. Reservados todos los derechos.

Development by René Novelo
A %d blogueros les gusta esto: