Siguenos en nuestras redes

Inscribete al Newsletter

Noticias Contrapunto
 

El 15 y 16 estarán las reliquias del Padre Pío en la Arquidiócesis de Yucatán

Como parte del recorrido que realiza en el continente americano en conmemoración de los 50 años de su muerte, las reliquias de San Pío de Pietreicina llegarán a Catedral el martes 15 de mayo donde serán recibidas con una misa a las 8:15 de la mañana a cargo del Arzobispo de Yucatán, Monseñor Gustavo Rodríguez Vega. La arquidiócesis de Yucatán será la única que recibirá esta visita tan especial en todo México.

-Fue conocido como un místico con poderes milagrosos de sanación y conocimiento porque durante 50 años llevó los estigmas en las manos, en los pies y en el costado, es decir las heridas que Jesús tuvo en la cruz, las que le sangraban, – dijo la coordinadora de grupos de oración del Padre Pío en Mérida, Gladys Lara Ruiz.

Sus estigmas le surgieron el 20 de septiembre de 1918, durante la primera guerra mundial después de que el papa Benedicto XV pidió a los cristianos orar para poner fin a la guerra. Permanecieron con él hasta pocos días antes de su muerte el 23 de septiembre de 1968. El papa Juan Pablo II lo canonizó en 2002.

En rueda de prensa celebrada en la Rectoría de los Sagrados Corazones, sede de los grupos de oración del Padre Pío, el padre Ricardo Tiscareño Durán, recordó que al término de la misa, las reliquias quedarán expuestas para la veneración de los fieles hasta la una de la tarde y luego, de cuatro de la tarde a las ocho de la noche. (Las reliquias permanecerán hasta el día siguiente para su veneración en el mismo horario).

“En esta ocasión las reliquias que nos visitan son un guante del Padre Pío, las cortezas de sus estigmas, una gasa de algodón con su sangre, un mechón de su pelo, su manto y su pañuelo con sudor horas antes de morir”, explicó la señora Lara Ruiz, quien recalcó que se trata de reliquias de primer grado.

El padre Pío nació el 25 de mayo de 1887 en Pietreicina Italia, fue bautizado con el nombre de Francisco Forgione, quien expresó su deseo de ser sacerdote a los 10 años. 5 años después entro a la orden capuchina, donde tomó el nombre de Pío, y a los 23 años fue ordenado sacerdote.

El padre Tiscareño, destacó que el Padre Pío tenía un don maravilloso que Dios le dio para dar consejos a la gente pobre y a la gente que se sentía poseída por el demonio, “siempre manifestó su deseo de estar cerca de los que sufren”, recalcó.

Facebook Comments

Traductor

Estado del Clima

SÍGUENOS en Facebook

Síguenos en Twitter