Desahogan juicio por el homicidio de Luna Guarneros

Luna GuarnerosLa audiencia del juicio oral que se sigue a una persona por el homicidio calificado de un reconocido ex director de orquesta, inició esta mañana cuando el Tribunal 1º de juicio oral del Poder Judicial del Estado de Yucatán declaró abierta la audiencia, para escuchar los alegatos y pruebas que ambas partes han ofrecido en torno a estos hechos, ocurridos en noviembre pasado en esta ciudad.

En punto de las 10:30 horas de hoy, en la sala 7 del Centro de Justicia Oral de Mérida (CJOM), la presidenta del Tribunal, Fabiola Rodríguez Zurita, dio el martillazo de inicio, en lo que se prevé sea una audiencia continua que podría extenderse hasta finales de este mes, dado que los fiscales que acusan a Rafael de Marco P. C. ofrecieron, para sostener su acusación ante el Tribunal, 37 pruebas, entre ellas testimonios, peritajes y documentos.

El Tribunal también escuchará nueve pruebas más que han sido ofrecidas por la defensa particular del acusado, quien se encuentra bajo la medida cautelar de prisión preventiva.

La sala estuvo completamente llena y junto a los fiscales estuvieron presentes la madre de la víctima y su hermano, con su asesor jurídico. Por su parte, el acusado estuvo acompañado y asesorado por dos abogados privados.

Tras asegurarse de la identidad de las víctimas indirectas y el acusado, así como ratificar la voluntad de éstos de ser representados jurídicamente por los abogados que tomaron parte en la audiencia, la presidenta del Tribunal confirmó que ambas partes conocen y fueron informados de los derechos que la ley les ofrece.

En los alegatos de apertura, los fiscales expusieron su teoría del caso, la cual establece que el hoy occiso era una persona dedicada a la música y a quien, sin derecho, el acusado privó de la vida en su propio domicilio, entre las últimas horas del día 1 y las primeras horas del 2 de noviembre de 2014.

La teoría de los fiscales señala que el imputado estranguló a la hoy víctima hasta que ésta dejó de respirar determinando los peritos como causa de muerte la asfixia por estrangulamiento. Posteriormente, Rafael de Marco C. P. con ayuda de los también acusados Wilbert Moisés C. C., y Jesús C. E. y del imputado Eduardo Enrique L. D. ocultaron el cadáver. Los dos primeros lo ayudaron a sacar de dicho predio el cadáver envuelto en una sábana, en el vehículo de la víctima hasta un terreno baldío ubicado en la colonia Ciudad Industrial, al sur de esta ciudad.

Por su parte, la defensa expuso que, por medio de las pruebas ofertadas, se demostrará que el acusado no pudo participar en el homicidio, dado que en la fecha y horas establecidas habría estado en un lugar distinto de donde ocurrieron los hechos.

El Tribunal 1º tribunal de juicio oral del Poder Judicial del Estado está conformado, además de la jueza Rodríguez, por Nidia Guadalupe Celis Fuentes como relatora para este juicio e  Ileana Georgina Domínguez Zapata. La juez suplente es Blanca Beatriz Bonilla González.

En la audiencia los fiscales señalaron ante el Tribunal que demostrarán, más allá de toda duda razonable, cómo se cometió el hecho delictuoso y la responsabilidad del acusado, del mismo modo solicitó las penas a imponer consistentes en que sea declarado penalmente responsable del delito de homicidio calificado con la pena máxima de 40 años, sanción pecuniaria, negación de beneficios sustitutivos y condena condicional, sea amonestado públicamente y se le suspendan sus derechos políticos.

La defensa, en su oportunidad, expresó que los fiscales no podrán acreditar los hechos circunstanciados y que entre el 18 y 22 de noviembre de 2014 su defendido fue ilegalmente detenido y que el día de los hechos es imposible que estuviera ahí.

Los fiscales se desistieron de la testimonial de la madre del occiso quien hizo uso de la voz y manifestó su sentir, expresando que vio a su hijo la última vez cuando se despidió en el metro de la ciudad de México, de donde era originario y lo volvió a ver en un reporte forense. Dijo que fue una persona que siempre se dedicaba a construir, compartía alegría, enseñanzas y su devoción a la música. “Lo sucedido fue un huracán que devastó a la familia y que hay mucho que hacer por la sociedad”, señaló la mujer.

Seguidamente, el denunciante Víctor D. L. G. manifestó que su hermano era un embajador de la música, era conocido internacionalmente, estudió en varios países con menciones honoríficas y que desde 2001 vino a Mérida a enseñar todo lo que sabía, que la sabiduría y su brillo personal dejó un hueco en su familia.

Expresó que desea que la sociedad civil siga con el legado que dejó el maestro Luna, que se encuentre al responsable y que los hechos no queden impunes, no solo por su hermano, si no por el bien de la sociedad.

El acusado manifestó su deseo de declarar, mencionando las circunstancias de cómo fue detenido, aseguró que fue torturado y que no es culpable.

Esta tarde continuó la audiencia y se prevé que declaren dos testigos llamados por la Fiscalía.

Comentarios

Comentarios

Da Click en la imagen y accede al youtube en vivo del debate

Traductor

Estado del Clima

SÍGUENOS en Facebook

Síguenos en Twitter

Crearemos una política verde sustentable: Renán Barrera