Siguenos en nuestras redes

Inscribete al Newsletter

Noticias Contrapunto

Delegación de Migración guarda hermetismo por denuncias de empleados

Oswaldo Ortíz MatúEl delegado del Instituto Nacional de Migración (INM), Oswaldo Ariel Ortiz Matú, mantuvo su hermetismo en torno a las anomalías que prevalecen en la institución, principalmente con los balseros cubanos, a cuyos familiares les cobra dos mil 500 dólares por cada uno de ellos.

A pesar de insistirle la entrevista, el funcionario federal se abstuvo a declarar también sobre el favoritismo que predomina, en especial, a favor de Federico Zapata Lara, quien cobra tanto en esta dependencia así como en una institución del Gobierno del Estado.

Es decir, Zapata Lara es subdelegado de Chichén Itzá por parte del INM al mismo tiempo que funge como jefe de departamento del Centro Especializado en la Aplicación de Medidas para Adolescentes (Ceama).

Ante la denuncia de aprovechar que la Embajada de Cuba se abstiene a la repatriación de migrantes, así como el tiempo para la realización del trámite correspondiente, para contactar a los familiares de los balseros radicados en Estados Unidos y ofrecerle las “opciones” que brinda la dependencia, previo pago de tal cantidad.

Sin embargo, el funcionario federal se abstuvo a declarar sobre la querella interpuesta por personal de ésta dependencia, quienes también denunciaron la corrupción, el nepotismo y la prepotencia de Ortiz Matú.

De acuerdo con la información proporcionada, luego de cobrar dicha cantidad, cerca de 40 mil pesos, la pronta regularización del inmigrante así como la entrega de los documentos que le permitirán salir de manera inmediata a la Unión Americana.

Tras la retención de los balseros cubanos, éstos son trasladados a la Estación Migratoria, y a varios de ellos se les restringen las visitas.

En las entrevistas, se les pide información sobre parientes que tengan en Estados Unidos, y a través de terceras personas, se contacta con ellos para notificar la situación jurídica de su familiar y se les informa que hay la oportunidad de que lleguen a Estados Unidos, previo pago de dos mil 500 dólares.

Desde hace más de dos años, la Embajada de Cuba se desiste a la repatriación, por lo que cuando se notifica tal decisión, el balsero ya cuenta con un oficio de salida, el cual le da la libertad para dirigirse al punto que decida, en especial, Estados Unidos.

Facebook Comments

Radio Online ContraPunto

Traductor

Estado del Clima

SÍGUENOS en Facebook

Síguenos en Twitter