Inscribete al Newsletter

Siguenos en nuestras redes

Ayuntamiento

Contaminación de las aguas en Mérida imparable

meridadrenaje-slmdbl51rdEn estas épocas de transición a una urbanización sustentable y tecnológica  es importante resaltar el tema sobre la contaminación del agua la cual se agrava en nuestra ciudad. Esto en base a entrevistas con especialistas en el tema y después de una consulta y revisión de documentos y bibliografía se llega a la conclusión de la falta de conocimiento sobre el tema sobre todo en las autoridades que propician con sus acciones que la contaminación en Mérida sea imparable.

Las aguas para empezar se catalogan, sobre el tema se entrevistó al gerente general de Laboratorios Lavoisier, Químico Leonel Ceballos, con 23 años de experiencia en análisis microbiológico y fisicoquímico de aguas claras entre otros servicios. El químico aclaró que el análisis del agua se divide en dos tipos aguas negras y aguas claras, esto quiere decir que las aguas negras son aguas con una contaminación visible por la coloración y el olor, se contaminan por su uso con fines económicos, por ejemplo para lavar minerales en la industria minera, para mezclar substancias químicas, para lavar objetos usados en negocios donde se usan sustancias venenosas entre otros usos, estas aguas son reguladas especialmente por las dependencias de gobierno pertinentes y tienen un destino y disposición especial. Después están las aguas claras que pueden ser de uso y consumo humano la cual se define en la Norma Oficial Mexicana: NOM-000-SSA1-2010, como:  agua que no contiene propiedades objetables o contaminantes en concentraciones superiores a los límites máximos permisibles, que puedan causar efectos nocivos a la salud humana, también se denomina agua potable. Clientes en su mayoría extranjeros  que viven en el centro de Mérida piden a laboratorios Lavoisier análisis de sus aguas de pozos preocupados por el estado del líquido con que llenaran sus piscinas, en el 80% de los casos al analizar esas aguas salen con coliformes fecales o sea con pequeños y medianos niveles de contaminación, esto quiere decir que si esta agua no pasa por un proceso de filtración y cloración previo a darse un buen chapuzón literalmente los dueños de estas piscinas estarían bañándose en sus propias heces fecales.
Al imaginar el hedor de los desechos orgánicos de las casas y de las infecciones que esto causaba. Otro problema fue el adoquinar y pavimentar las calles para los automotores ya que estas se convertían en verdaderos lodazales al no tener lugares por donde absorber el agua. Cabe recalcar que el suelo yucateco en su mayoría está conformado por piedra caliza fracturada esto quiere decir que el suelo yucateco es un colador de agua natural, es permeable.Para entender cómo se contaminan las aguas claras que se depositan en nuestros mantos es necesario entrar un poco a la historia. En épocas de la conquista hasta las anteriores al Porfiriato los baños de las casas meridanas no eran como actualmente las conocemos, ni el número de personas, por tal motivo el ir al patio a defecar o a orinar no era cosa que podría provocar focos de infección peligrosos para la sociedad de la época y ni que decir de las dimensiones de las casas que contaban con un fondo de 100 metros aproximadamente el cual era esencial para tener algunos animales (los ahora famosos animales de traspatio) y cosechas familiares que día a día se usaban; al contrario, la urea y las heces fecales servían como abono y alimento para plantas y animales. El problema se empezó a sentir cuando la densidad poblacional empezó a crecer en épocas del oro verde y de las 100 familias fundadoras  de la ciudad que junto a Francisco de Montejo “El Mozo” y otros cientos de indígenas que aun vivían en la zona, en el siglo XIX a eso de 1864 ya eran bastantes miles de habitantes.

Por su parte la Dra. María Elena Torres, catedrática de la Facultad de Arquitectura de la UADY aclaró que para resolver  el problema de la época en las calles de Mérida, se realizó un sistema de drenaje pluvial el cual desembocaba en la esquina de la Chorrera (49 con 74) que hasta  la fecha podemos ver esas esquinas a la redonda con escarpas muy altas y algunas señales de los antiguos desagües. La otra zona era por allá del rumbo del Chembech.  El agua se llevaba a esas áreas de la ciudad ya que eran las partes más bajas y por simple gravedad el cauce del agua hacia allá se iba, cabe recalcar que esas zonas se encontraban en las afueras de la ciudad para esa época. De esta forma nace el drenaje pluvial el cual se conformaba por un orificio que se hacía en el borde de la escarpa, no en el piso, ese orificio llevaba el agua a una caja con piedras o arena donde se filtraba el agua y de allá pasaba al pozo de aproximadamente ocho metros de profundidad, no se iba de manera directa.

Para ese entonces el problema se veía resuelto y muy inteligentemente al darse cuenta los especialistas de la época que era necesario filtrar un poco el agua antes de pasar a los pozos de desagüe. Pero el problema siguió debido al crecimiento.

La Mancha urbana se empieza a hacer más grande y la chorrera ya no daba abasto así que se construyen más pozos de desagüe hasta que en algún momento se deja de poner la caja que ayudaba a filtrar, supuestamente porque retrasaba la absorción del agua y los carros ya eran más, así que la lógica de esa época y la actual es darle prioridad a los vehículos que al agua para filtrarse. En la actualidad cuando una calle se inunda se perfora un pozo de aproximadamente cinco pulgadas de ancho y quince metros de profundidad, se le coloca una rejilla para tapar el orificio y un tubo de PVC impermeable sin ningún sistema de filtración previo a la llegada del agua a los mantos. ¿Qué pasa con esa solución? Tanto la Dra. Torres como el Ingeniero Rogelio Pérez Monsreal, hombre que ha puesto en práctica su inventiva para solucionar algunos de estos problemas, exponen que al hacer un pozo de desagüe se está mandando la contaminación de las aguas directamente al manto freático, ya que esta agua al caer lava techos, calles, pisos, talleres y junto con todas las substancias toxicas que pueden arrastrar y sin un filtro o trampa que ayude a frenar esos males se les envía directamente al agua del subsuelo; si esta agua se dejara escurrir al lugar de mandarla a pozos la mayor parte de los contaminantes se quedarían en la superficie de la tierra, otra parte en las piedras calcáreas, nuestro intenso sol evaporaría una parte y la contaminación sería menor para nuestros cenotes, pozos y costa que se alimentan de los cauces acuíferos del subsuelo.

Otro punto en el que los especialistas citados convergen es que se están mal usando los sistemas para el cuidado del agua ya que nuestra ciudad cuenta con un subsuelo permeable mientras que nuevas colonias como son Ciudad  Caucel, Las Américas, San Carlos, Itzincab, Piedra del agua y no tan nuevas empezando por la Alemán, los Fovisstes, la Unidad Morelos están usando o usaban (en el caso de la alemán) sistemas de drenajes que son característicos de suelos impermeables, al parecer la imitación a las urbes de primer mundo es prioridad antes de cuestionar la probabilidad de implementar esos sistemas en nuestras tierras, se pondera en imitar para decir que estamos a la vanguardia en lugar de analizar. Por lo que con esto se desmiente el mito que no se puede hacer un sistema de drenaje en Mérida por las rocas,  actualmente la mayoría de la colonias nuevas usan este sistema y no es para nada adecuado ya que en lugar de solucionar el problema lo agrava debido a que ningún sistema de drenaje se ha sabido usar puesto que el drenaje pluvial y el domiciliar en algún punto se mezcla provocando que la contaminación sea doble. Esto se puede investigar en el drenaje de la colonia alemán el cual mezclaba el agua de lluvia con las aguas usadas en casa y todas las enviaban a la llamada laguna de oxidación (la laguna de oxidación es la actual colonia Jardines de Mérida) donde se “trataba el agua”. Quiere decir que el drenaje pluvial se debe de tratar de manera distinta al sistema domiciliar pues es muy distinto tratar agua de lluvias a agua contaminada con jabones y organismos residuales; si al creer que la solución es realizar un drenaje para mezclar ambas aguas y descargarlas en un centro de tratamiento se estaría haciendo trabajar doble ya que muy probablemente el agua jabonosa pudiera usarse en casa para riego ya que en la actualidad la mayoría de los detergentes son biodegradables.

Otro error expuesto por el ingeniero Pérez Monsreal es que  se cree que el drenaje es un sistema de saneamiento cuando solo es un sistema de recolección el cual crea focos de infección y con el clima en nuestra ciudad, ¿se imagina usted las épocas de calor en los drenajes? Estaría dado todo para que las alimañas que viven allá se multipliquen desmedidamente.

¿Y en nuestras casas como contaminamos las aguas? Si usted cuenta con un sumidero pregúntense: ¿Cuándo lo mando a limpiar se preocupó por saber si estaba fragmentado?, ¿Esas aguas negras que el señor de la pipa se lleva a donde las arrojara? Le recuerdo que no basta con tener un sumidero  que muy probablemente en él se vierten ácido muriático y otras substancias que rompen el concreto y hace que se filtren sus desechos. ¿Se vale que el agua que usa para bañarse y para lavarse las manos se mezcle con excretas al pasar por el mismo caño si esta agua se puede reusar para regar o para llenar el tanque de la taza?

Por otro lado están las personas que prefieren llenar de cemento los ya pequeños patios que los constructores les dejan a las casas por el simple hecho de no estar “perdiendo el tiempo” cuidando plantas o pasto o por cuestiones de espacio. Estas casas lo que hacen es que direccionan toda el agua de su casa a la calle multiplicando el problema de las inundaciones. Cabe recalcar  que si el vecino o usted es una de esas personas y además de quejarse de las inundaciones también lo hace del calor de la ciudad, es cómplice de esto ya que mientras más concreto se ponga en una ciudad el efecto plancha empieza a sofocar y en épocas de mucho sol es canicular.

Ahora imaginemos que se crea el sistema de drenaje con sus plantas de tratamiento con tecnología de punta, ¿Cuánto nos costaría darle mantenimiento a ese sistema?, el drenaje sirve para captar agua y enviar el problema más lejos, no para sanearla y  porque tendríamos que hacer pasar substancias altamente toxicas por toda la cuidad para llegar a una planta de tratamiento si se pueden tener otras opciones debido a nuestro tipo de suelo.

Si volvemos un poco a la historia y pensemos que esos pozos que se construían en las casas del centro para desechar las aguas sucias fueron usados por los nuevos inquilinos como sumideros para ahorrase un poco de dinero en un biodigestor o en construir un sumidero, ahora el manto freático estaría recibiendo directamente las aguas de lluvia y heces fecales así como tintes de cabello altamente contaminantes, ácidos para limpiar baños,  hormonas derivadas de los alimentos y anticonceptivos, aceites de cocina altamente tóxicos y si en algún momento es de esas personas que vierten esas substancias para destapar caños está mandando un cocktail de veneno a esas aguas que se filtran y limpian naturalmente.

Una vez planteada la problemática el Ingeniero Pérez Monsreal y la Dra. Torres proponen algunas soluciones:

1.- El agua pluvial y el agua de las casas se deben de tratar en diferentes sistemas, jamás mezclar

2.- Si usted envía sus desechos a algún pozo le solicito por la salud de mi hija que mande a poner un biodigestor en su casa ya que es el que garantiza  limpiar mejor el agua antes de mandarla al subsuelo

3.- Deje de pavimentar sus patios y terrazas, ponga allá los desagües de sus techos.

4.- Si está apunto de construir en su casa un baño, dígale a su albañil que para la regadera y para el lavabo ponga un tubo que lo envié a su jardín, este se lo agradecerá, le aseguro que verá sus plantas siempre con mucha vida.

5.- No vierta aceites por la tarja de la casa, ni use esos destapa caños o ácidos para lavar el baño.

6.- Cheque su sumidero

7.- Píntate el cabello menos. Esos líquidos son los principales contaminantes del agua.

 

Para nuestras autoridades.

1.- Creen leyes que les exija a los constructores inmobiliarios patios amplios para la salud tanto física como mental de las familias y toda la comunidad.

2.- No copien sistemas de ciudades solo por ser urbes de primer mundo. Existen muchos especialistas que pueden analizar la posibilidad de sistemas idóneos para nuestra ciudad, en nuestra ciudad.

3.- Evitar la mezcla de aguas pluviales con caseras, se ahorrarían mucho dinero, nuestro dinero.

4.- Para evitar hacer pozos de desagüe que contaminan directamente los mantos que construyan los camellones más bajos que las calles para que de manera natural se filtre el agua, eliminen sardineles y guarniciones a los camellones.

5.- Crear leyes que exijan la construcción de banquetas con un previo arreate (en zonas de la Avenida Colon se ven estos) para que en el además de plantar arbustos pequeños o arboles sirvan como filtros naturales para el agua de lluvia.

6.- Colocar banquetas prefabricadas que permitan filtrar el agua de la lluvia por sus ensambles

7.-En el caso de establecer un sistema de drenaje, además de estar dividido entre pluvial y casero el casero Supervisar su funcionamiento para pasar agua que esté previamente filtrada para que las plantas de tratamiento hagan su trabajo más fácil

8.- Modificar la estrategia de regalar tinacos por biodigestores.

Se agradecen las colaboraciones de los profesionales Dra. María Elena Torres, al Ingeniero Rogelio Pérez Monsreal y al Químico Leonel Ceballos Cob por sus aportaciones para esta entrevista. Al igual que a  Oscar Pérez Aguilar ex comisionado del agua potable y alcantarillado de Quintana Roo y actual representante en México de Grupo Consultor Costa, especialistas en soluciones del agua por las pláticas sobre los problemas del agua en Mérida.  Este es un problema de todos. ( J. Gabriel Cabañas Marrufo).

Comentarios

Comentarios

Traductor

Estado del Clima

Canal de youtube

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter